Por E-Mail

domingo, 24 de junio de 2012

Ensayo Frenético (Fragmento)




Yo soy el que te conoce.
El que sobrevoló tantas veces
aquellos deseos de cruces.
Soy el loco,
el soñador,
un delirante.
El enfermo de flores viejas,
un sangrante blando
de primaveras.

El perfil blanco y esquivo
que llega anhelando alas.
El que dejando suspiros quietos
ilumina la boca del amante.

Yo soy la humedad petrificada
de las puertas.
El derroche insensitivo
de los astros.
Soy el que duerme,
el que calla.
Aquel rincón de los recuerdos
en donde arden las palabras.
 
 
 
(Der.Res. de autor-2010)
Héctor Delaloye Echavarría

viernes, 15 de junio de 2012

Libre De Mí.




Dame la libertad de mí,
deseo ausentarme
por un momento.
Permite mi vuelo libre
como una corola interminable.

Tengo las manos atadas
a un fragor de líneas
y versos.
En el título naufrago
y me hundo
en metáforas ausentes.

Repliego mi amor,
estiro brazos.
Escapo de la piel
que me sujeta
atesorando su territorio
de cenizas.

Dame libertad,
debo irme.
Yo no pertenezco aquí
o allá,
soy de todos los mares,
fruto de espumas
y riscos,
juguete del viento.

Soy de la quietud lejana,
una gota de soledad
en el silencio.

Dame la libertad de mí.

Déjame volar en solitario
como un gorrión viejo.
 
 
 
(Derechos Reservados - 2011)
Héctor Javier Delaloye Echavarría

jueves, 7 de junio de 2012

Sobre(vivencias)




Camino con mi pesada mochila
de flores y versos.

El silencio es un buen amigo
salpicando color
desde el costado apagado
de un recuerdo.

Mientras tanto la noche
avanza en pesadas ruedas
de envejecidos engranajes.

Cuando a la punta del cielo
el alba escurre
su guiño triste.
Las sombras se dilatan,
en desprolijas siluetas
cruzan las grietas cansadas
de mi alma.

Y me pregunto para mí
en la penumbra
que se abisma:

¿Podré sobrevivir
a otro sueño de ti?


(Derechos Reservados-2012)
Héctor Delaloye Echavarría

sábado, 2 de junio de 2012

Silencio. (Fragmento)




El silencio me resiste imperturbable
y yo quisiera asesinarlo,
deponerlo.
Ser capaz por un momento
de prohibirlo en mi regazo.
Removerlo,
sacarlo del medio
como se quita al madero su clavo.

Pero evade mis frases de navaja,
mis palabras como cuchillos
solo agudizan su enfado.

El oscila entre mis dedos,
inventa mecanismos
igual que niño jugando.
Cruza por mis sueños,
deja en mi almohada
un rastro de sueño blando.
Le coloco mis principios,
le presto dos oídos,
y él me roba mis sonámbulos.

El silencio resiste,
su cota es absoluta,
mi armamento se ha resignado.

¿Puede alguien decirme?

¿Explicarme cómo dominarlo?
 
 
 
(Derechos Reservados - 2010 by Héctor Delaloye Echavarría