Por E-Mail

sábado, 17 de marzo de 2012

La Noche Más Lejana (Fragmento)



Perderme en la noche más lejana
y aguardar contigo la tristeza.

Ser el culpable de tus besos
cuando los libras a la penumbra.

Tengo miedo de los recuerdos
que navegan como témpanos
por mi alma.
De aquellas tristezas intensas,
de la lobreguez absurda e inmensa
que se empecina con mi calma.

Necesito de nuevo el fragor de tus manos
navegando autónomas
por mi cuerpo.


jueves, 8 de marzo de 2012

Sopor De Bibliotecas. (Fragmento)


La biblioteca sonaba lúgubre,
germinaban tumbas por todos lados,
sellados rumores en lápidas marrones.
Incongruentes deseos
flotaban hacia ninguna parte.
Un ejército pasó sin pena ni gloria
y supe que Neruda andaba cerca.

Ahora es el mar, son las rocas,
las lluvias difíciles,
el alba encendiendo antorchas,
un tren sospechoso, un tripulante que espera.

Nadie en el banco de la plaza,
nadie en el recodo de la biblioteca.

Me retiro vacío,
soñando a soñadores anteriores,
a hundirme lentamente en una triste playa
asediada de espumas rojas.

A seguir los pasos de Alfonsina,
pero solo hasta verla desde lejos.

Héctor Delaloye Echavarría

lunes, 5 de marzo de 2012

Volver Mañana. (Fragmento)


Yo sé que habrás de volver mañana.

Extrañarás mis pasos en tu casa destrozada.
Mis frases comunes
hechas con letras de heladeras.

Pensarás en las caricias
cuando regresabas sin enojo a mi puerta.

Sé que tu café es más amargo ahora
porque en el mío pasa lo mismo.

Tiene ese tinte inmutable y vano
que tiene lo profundo de un abismo.

Yo sé que volverás
y por eso me mantengo vivo.

Pero no sabes mi sufrimiento interno;
los pétalos coagulados del invierno
son en mi alma duros inquilinos.

viernes, 2 de marzo de 2012

Te Has Ido. (Fragmento)




Algo se ha posado hoy en mi jardín,
algo que no es mariposa, ni es viento.
Algo dorado y nuevo,
que no es cabellera de niño
ni juvenil trigo.

Algo ha nacido entre las ramas viejas
y el áspero camino del olvido.

¿Tendrá nombre?

¿Tendrá algún apellido?

¿De cuáles congojas has emigrado?

¿De qué truncas ilusiones
y anómalos designios?