Por E-Mail

viernes, 25 de mayo de 2012

Palabras.



 El sueño me desploma
entre un estampido de párpados.
Y estás cerca
como siempre has estado,
al alcance de un dedo,
ante la caricia de un suspiro.

Estás circundando el patio
rebotando en mi persiana seca.
Gritas desde el tapial viejo
donde un gato maúlla
casi sonámbulo.

Mi rostro también se desploma
y seca una por una las lágrimas.
Pretendo recoger mis pedazos
para intentar armarme
sin ti.
Deseando despierto
un abrazo insensible de tus brazos,
esperando la mano esquiva
que solo atino a evocar
titubeando.

Me voy de a poco como un recuerdo,
con una esperanza
sin posibilidades.
Cruzo la avenida de mi cuerpo
para tropezar con vacíos
constantes,
con repiqueteos de estrellas
de otros soñadores fugaces.

Me voy porque no puedo quedarme,
porque tus besos me rondan
rasgando dulcemente mi carne.

Me voy porque de ti quedan
tan solo palabras.
 
Derechos Reservados-2010
Héctor Delaloye Echavarría

jueves, 17 de mayo de 2012

Vulgar Apetito.



Es este vulgar apetito,
el deseo carnal por beber
de tu boca.
Saborear el manjar de tu cuerpo,
sueño por sueño,
tarde a tarde.

Por ser jinete de tu estribo,
condenado y preso en tu cárcel.
Como en un cuenco inmóvil
aprender a ser tuyo
y desaguarme.

Atravesando con mis dientes
la porción de tu calma.
Palmo a palmo,
roce a roce,
piel con piel.
Como si fueras un fruto maduro
y yo bebiera en tu cálido vergel.

En praderas de la noche
sembrar el musgo del deseo.
Cosechar de tus manos
cada gota de silencio.

Herirte de ansias locas
como una lava que no se detiene.
Un agua de íntimo caudal
que nada toca
y todo contiene.

Ánimo de soledades
y piernas embebidas.
Susurros en paredes pálidas
con labios inconscientes.

Es este vulgar apetito
por devorarte el alma,
a beso limpio,
en temblores lentos.


(Der.Reservados-2010) Héctor Delaloye Echavarría

domingo, 13 de mayo de 2012

Desnudo (Fragmento)




Ocurre que hoy día
quiero despojarme de todo.
De la ropa de ocasos abatidos
vistiendo cada parte de mi cuerpo.
Sacarme esta nostalgia áspera
con un lento tirabuzón
de silencios.

Quiero cortarme las manos
haciendo sangrar sus flores.
Despojarme el diván oscuro y lúgubre
que me sonríe
abriendo su boca en burda espera.

Sucede que me agotan
las paredes anémicas.
Me harto de sus dedos bruscos
y esos ojos trémulos.

De tantos alienados ataúdes
de espejos.

Ocurre que deseo liberar hasta mi alma
y que sus piernas se fuguen.
Se desvanezcan en la distancia.

Que regresen de madrugada
con mi usual rebaño de estrellas.
 
 
 
(Der.Res.2009) Héctor Delaloye Echavarría

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tus Manos (Delirios De Ocasión)




Dos cuencos,
transparente ola contraída
por minúsculas caricias.
Tus manos,
menguadas espectadoras
del silencio.

Mansedumbres de feraces pájaros,
de lluvia y tiempos.

Son tus manos
canciones de niños
por las estrellas.
Envolviendo el abanico de sueños,
por una sensible penumbra
de madrugada.

Pasa la noche por el cenit ocasional
y el anhelo de poseerte
se apodera de mí.
Resuelvo el acertijo de tu cuerpo
Inmóvil,
y me invaden otra vez
tus manos.

Ahora parecen lloros incesantes
desparramando lluvias hacia el rostro.
Cascadas frágiles,
rompibles cristales.
Tus manos cercan mi lecho,
tibio y virtual espejismo de tu boca.

Dos lazos de fuego al aire
de la tarde más íntima de mi vida.
Dos chispazos de nubes y brillos
apagando de raíz
mi miedo.

¡Detén las manos!
No quiero perder mi memoria
algún día
y no poder recordarlas
así siempre.
 
 
(Der.Res.2008) de Héctor Javier Delaloye Echavarría