Por E-Mail

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tus Manos (Delirios De Ocasión)




Dos cuencos,
transparente ola contraída
por minúsculas caricias.
Tus manos,
menguadas espectadoras
del silencio.

Mansedumbres de feraces pájaros,
de lluvia y tiempos.

Son tus manos
canciones de niños
por las estrellas.
Envolviendo el abanico de sueños,
por una sensible penumbra
de madrugada.

Pasa la noche por el cenit ocasional
y el anhelo de poseerte
se apodera de mí.
Resuelvo el acertijo de tu cuerpo
Inmóvil,
y me invaden otra vez
tus manos.

Ahora parecen lloros incesantes
desparramando lluvias hacia el rostro.
Cascadas frágiles,
rompibles cristales.
Tus manos cercan mi lecho,
tibio y virtual espejismo de tu boca.

Dos lazos de fuego al aire
de la tarde más íntima de mi vida.
Dos chispazos de nubes y brillos
apagando de raíz
mi miedo.

¡Detén las manos!
No quiero perder mi memoria
algún día
y no poder recordarlas
así siempre.
 
 
(Der.Res.2008) de Héctor Javier Delaloye Echavarría

No hay comentarios:

Publicar un comentario