Por E-Mail

viernes, 25 de mayo de 2012

Palabras.



 El sueño me desploma
entre un estampido de párpados.
Y estás cerca
como siempre has estado,
al alcance de un dedo,
ante la caricia de un suspiro.

Estás circundando el patio
rebotando en mi persiana seca.
Gritas desde el tapial viejo
donde un gato maúlla
casi sonámbulo.

Mi rostro también se desploma
y seca una por una las lágrimas.
Pretendo recoger mis pedazos
para intentar armarme
sin ti.
Deseando despierto
un abrazo insensible de tus brazos,
esperando la mano esquiva
que solo atino a evocar
titubeando.

Me voy de a poco como un recuerdo,
con una esperanza
sin posibilidades.
Cruzo la avenida de mi cuerpo
para tropezar con vacíos
constantes,
con repiqueteos de estrellas
de otros soñadores fugaces.

Me voy porque no puedo quedarme,
porque tus besos me rondan
rasgando dulcemente mi carne.

Me voy porque de ti quedan
tan solo palabras.
 
Derechos Reservados-2010
Héctor Delaloye Echavarría

No hay comentarios:

Publicar un comentario