Por E-Mail

martes, 14 de agosto de 2012

Espasmos.


Nunca tu cuerpo
me pareció tan lejano.

A una milla de distancia,
a un año luz,
a un sueño de labios.

Y yo insistía
por quedar enredado
en el severo tumulto
de las cosas.
Esperando el milagro,
un rayo de luz
que partiera la nada
y la desmoronara toda.
 
Después el silencio
me miraba
tan sumiso.
Entonces lo flagelé
a puro verso.
Para que te gritara,
para que te sangrara
por todas
las paredes.
O te raspara
por mi garganta y salgas
como un brutal
espasmo tremendo.

Der.Res.de autor 2012
Héctor Delaloye Echavarría

2 comentarios:

  1. Extraordinariamente, HERMOSO. Gracias por obsequiar a tus seguidores con estas bellezas, mi siempre admirado poeta.

    ResponderEliminar